Google Translate

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian xo Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

lunes, 19 de marzo de 2012

GABRIEL CELAYA Y AMPARITXU - BALADAS Y DECIRES VASCOS

Poema del libro Baladas y decires vascos, titulado A Amparitxu que se abre con una cita popular que dice:  

Zure begiak ain dire eztiak, / zeren beit-dira eniak zuriak, zuriak-eniak. 

(Tan dulces son tus ojos, que los míos son tuyos, y los tuyos, míos) 



Gabriel y Amparitxu con los ojos puestos en el poeta que llenó la vida de esta brava mujer. 


A Amparitxu



Ser poeta no es vivir
a toda sombra, intimista. 

Ser poeta es encontrar 
en otros la propia vida. 
No encerrarse; darse a todos;
ser sin ser melancolía, 
y ser también mar y viento, 
memoria de las desdichas 
y eso que fui y he olvidado,
aunque sin duda sabía. 

Cuando menos pienso en mí,
más se me ensancha la vida: 

Soy un pájaro en el bosque 
y Amparitxu si me mira. 

He asesinado mi yo,
¡porque tanto me dolía!,
y al hablar como si fuera 
lo que escapa a la medida,
mis ecos en el vacío 
retumban sabidurías. 



Con todo me identifico
y respiro por la herida,
y digo que mis poemas 
son un vivir otras vidas
y un recrecerme en lo vasco
de Amparitxu y su delicia. 


Cuanto más me meto en mí,
más me duelen las esquinas. 
Cuanto más abro las alas,
bien de dolor, bien de dicha,
más descubro unas distancias 
que, voladas, pacifican.

Cuando lean estos versos 
no piensen en quien los firma,
sino en mi Euzkadi y mi Amparo, 
y en un pasado que aún vibra,
y en cómo tiemblas las ramas
cuando las mueve la brisa.



Gabriel Celaya

Cuando Gabriel Celaya Amparo Gastón se conocieron, en 1946, Amparitxu, que provenía de una familia comunista, se convirtió en la compañera y musa del poeta porque a través de ella (decía él) he encontrado razones para vivir. 

[..] En Amparo desembocan los ríos de mis versos
en sus ojos parados, terriblemente abiertos,
y en el misterio cierto del amor y el suspenso.
¡Amor, tan sólo amor! ¿Qué importa ahora la rima?

Te quiero. Me recrezco. Tú enriqueces mi vida.
Amar es no soñar según lo que se espera
y ver cómo es milagro la luz de cada día;
Milagro y amenaza, descubrimiento loco [..]


En su libro Itinerario poético (1975) Celaya nos dejó escrito cómo se conocieron. Fue un 8 de octubre en una librería de San Sebastián. Él iba a entregar ejemplares de su libro Tentativas, ella estaba junto al escaparate, se miraron e iniciaron una conversación que duró 45 años, hasta 1991.

Amparo Gastón y Gabriel Celaya, escribieron y firmaron tres libros juntos: Ciento volando (1953) Coser y cantar (1955) y Musica celestial (1958) 



No hay comentarios:

Quizá también le interese:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Etiquetas