Google Translate

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian xo Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

sábado, 23 de enero de 2016

ÉDOUARD MANET - PINTOR FRANCÉS A CABALLO ENTRE EL REALISMO Y EL IMPRESIONISMO

Édouard Manet cumple hoy 184 años, hacía tiempo que quería dedicarle una entrada, hoy le hago un pequeño homenaje al pintor irreverente para la sociedad de aquella época, todo un lujo de ser humano. 

"Hay que pintar lo que se ve".


Pintor francés, (1832-1883, París), cuyo trabajo inspiró el estilo impresionista, pero que rehusó identificar su trabajo con este movimiento. El largo alcance de su influencia en la pintura francesa y en el desarrollo del arte moderno en general se debió a su forma de retratar la vida cotidiana, a su utilización de amplias y simples áreas de color y a su técnica de pincelada vívida.



Manet nació en París el 23 de enero de 1832, hijo de un alto funcionario del gobierno. Para no estudiar derecho, tal y como deseaba su padre, intentó hacer la carrera de marino, aunque no superó las pruebas de ingreso.


Guiado por su admiración por los grandes maestros de la pintura, copió en el Musée du Louvre las obras de los pintores renacentistas italianos y viajó por Bélgica, Holanda y Alemania. Más tarde, su veneración por la obra de Diego Velázquez, Murillo y Francisco de Goya le llevó a pintar temas inspirados en España, a donde viajó en 1865. 

Manet empezó pintando temas de género, como mendigos, pícaros, personajes de café y escenas taurinas españolas. Adoptó una atrevida técnica de pincelada directa en su tratamiento de los temas realistas.


Su "Le Déjeuner sur l'herbe", incluido en el primer Salón des Refusés de 1863, causó un importante revuelo, tanto por el tema como por la técnica empleada, sólo comparable al escándalo provocado poco después por su "Olympia". El mayor éxito de su carrera lo alcanzó con "Un bar en el Folies-Bergère".



Olympia, 1865


Con Olympia, Manet reinventa el tema tradicional del desnudo femenino a través del juego de una pintura franca y sin compromiso. Tanto el tema como el lenguaje pictórico explican el escándalo que provocó la obra en el Salón de 1865. 

Aún cuando multiplica las referencias formales e iconográficas: La Venus de Urbino del Tiziano, La maja desnuda de Goya y el tema de la odalisca con la esclava negra tratado sobre todo por Ingres. La Venus se convierte en una prostituta que mira con desafío al espectador. Fue considerable la violencia de las reacciones suscitadas por este cuestionamiento del desnudo idealizado, fundamento de la tradición académica. Los críticos vilipendiaron "esta odalisca de vientre amarillo" cuya modernidad, sin embargo, fue defendida por algunos contemporáneos con Zola y Baudelaire a la cabeza.


Émile Zola era un gran aficionado a la pintura y defendía a los pintores que eran rechazados por la crítica oficial. En 1866, Zola alabó a Manet, y éste, en reconocimiento por el apoyo, le dedicó este retrato.



Retrato de Émile Zola. Canto a la amistad.


"Están lloviendo insultos sobre mí. Alguien debe estar equivocado" escribió a Baudelaire, autor del título del lienzo "Olympia".



Ejecución de Maximiliano I, 1867


Alude a un acontecimiento histórico. Maximiliano de Austria es impuesto a los mexicanos, apoyado por los grandes potencias. Pero una vez impuesta, las potencias lo abandonan a su suerte y el descontento indígena lo juzgara y condenara a muerte.


Recoge el momento de máxima tensión. Grupo de fusiladores y otro encargado de dar el tiro de gracia. La indumentaria del pelotón es propia de los franceses: crítica del abandono por parte de las potencias hacia Maximiliano. Referente al cuadro de Goya: Fusilamiento 3 mayo.


Le Déjeuner sur l'herbe, 1863


Esta obra fue presentada por Manet al Salón de París de 1863 con el título de El Baño. El jurado elegido al efecto la rechazó, junto a otras 2.000 obras de diferentes artistas, considerando vencedora al Nacimiento de Venus de Cabanel. 

La pintura Le Déjeuner sur l'herbe representa una escena campestre. En primer plano, tres personajes se encuentran sentados en la hierba: una mujer desnuda y dos hombre vestidos a la moda de la época. La mujer, cuyo cuerpo está fuertemente iluminado, dirige su mirada fuera del cuadro y observa sin reservas al espectador. Los dos hombres parecen hablar entre ellos ignorando la desnudez de la dama. Delante del grupo, a la izquierda, encontramos la vestimenta de la mujer, una cesta de frutas y una pieza de pan, dispuestos como una naturaleza muerta. 


“Bar en el Folies-Bergère” (1881)


“Bar en el Folies-Bergère”, el último cuadro que pintó Manet es uno de los más extraños de toda su carrera. El artista moriría de sífilis a los 51 años, unos meses después de exponerlo en el Salón de París de 1882. La obra representa una barra del Folies-Bergère, uno de los cafés-concierto más populares del momento, donde la burguesía parisina se reunía para dejarse ver, beber, flirtear, bailar y presenciar espectáculos de todo tipo (en la esquina superior izquierda, se ven los botines verdes de una trapecista).



Se le consideró uno de los pintores más revolucionarios del siglo XX. Os dejo algunas de sus obras que más me han gustado:



Bañistas en el Sena, 1862

En el conservatorio, 1879

El balcón, 1868

Música en Las Tullerías, 1862

The Railway, 1873

"The Garden of Pere Lathuille," 1879


La pintura de Manet evolucionó desde su inicial estilo tenebrista, de inspiración española, a una más luminosa, centrada por primera vez en la vida urbana moderna. Esta temática, desarrollada sin duda bajo la influencia de su amigo Charles Baudelaire, y su atrevida técnica ligera y brillante, provocaron su rechazo sistemático de los Salones oficiales, al tiempo que se acrecentó su fama entre los jóvenes pintores impresionistas, quienes intentaron sin éxito que se les uniera en sus exposiciones.



Berthe Morisot con un  Bouquet de Violetas, 1872

La ninfa sorprendida. 1861 (Suzanne Leenhoff, esposa de Manet)


En el café, espacio favorito de la pintura impresionista. También el lugar de encuentro de los parisinos, porque pueden hablar y también contemplar la vida a través de los ventanales. Lo que mas se sirve es cerveza.

De su serie "En el café concierto", 1878:








Hacia el final de su vida pintó numerosos retratos de mujeres, tanto al óleo como en pastel, así como un gran número de bodegones y jardines. Su técnica, que se volvió todavía más suelta y espontánea, abrió un nuevo camino a la pintura moderna. 

Como escribió Henri Matisse varios años después de su muerte, "el primer pintor en lograr la traducción inmediata de las sensaciones, liberó el instinto del pintor".



La Lectura


La Lectura, realizado entre 1865 y 1873, aunque no se sabe la fecha exacta. El cuadro fue expuesto por primera vez en 1880.



La casa en Reuil". 1882

La familia Monet en su jardín de Argenteuil (1874)

La partida de croquet (1873)

Madame Manet al piano, 1868

Kearsarge v Boulogne, 1864

Y por último, os dejo este cuadro pintado por Edgar Degas, la historia es bastante curiosa. Es un doble retrato que hizo Edgar Degas de su amigo Édouard Manet y de su esposa Suzanne Leenhoff.


Suzanne era una mujer encantadora y una pianista excelente, siempre dispuesta a sentarse al piano para amenizar cualquier velada. Así es precisamente como la pinta Degas, mientras que a Manet le retrata repantingado en un sofá blanco con gesto pensativo, o más bien aburrido de tener que escuchar a su señora aporrear las teclas (según parece el hombre tenía nulo oído musical). Muy orgulloso del resultado, Degas le regaló el retrato a Manet, y éste se lo pagó con un bodegón de ciruelas que a Degas le gustó mucho. 

Edgar Degas, Monsieur y Madame Manet (1868-1869)
Buena parte de las cartas que Manet enviaba a sus amigos desde Bellevue en el verano de 1880 estaban decoradas con ciruelas u otros elementos.


Autorretrato, 1879

En 1883 le dio gangrena en la pierna enferma y tuvo que ser amputada, después de la operación, poco después murió. La exhibición póstuma de sus obras, celebrada en enero de 1884, marcó el nacimiento de un creciente reconocimiento de su talla como artista, al que la historia ha concedido el apelativo de padre del Impresionismo.

Fuentes:


http://www.museothyssen.org/thyssen/ficha_artista/385

http://www.harteconhache.com/

http://www.elarteporelarte.es/edouard-manet-1832-1883-paris/



1 comentario:

Arte en Madrid. Tíltide dijo...

Como siempre, genial, querida Inma. Un beso fuerte...

Matilde.

Quizá también le interese:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Etiquetas