Google Translate

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian xo Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

domingo, 23 de marzo de 2014

DANTE ALIGHIERI - ENCADENADO POR EL AMOR SUBLIME A BEATRIZ

El amor imposible de Dante fue la bella joven florentina Beatriz Portinari, a quien inmortalizó en su obra La Divina Comedia y en los sonetos de la Vida Nueva.

Bastaba sólo la sonrisa que ella le prodigaba al pasar para satisfacer el enorme amor de Dante.



Dante Alighieri


Dante Alighieri, encadenado por el amor de Beatriz, termina por encontrar en ella el camino espiritual que lo conduce al sumo arquetipo de la mujer en Occidente. 



La musa bienaventurada, Beatriz Portinari (Siglo XIII)


Beatriz de Dante, es una de las mujeres más amadas e idealizadas de la literatura. Dante Alighieri y ella se conocieron desde chiquitos, ella tenía 8 años y él 9, era el año 1272.

Dante sintió en aquel instante que su corazón se rompía debido a los fuertes latidos y, con lágrimas en los ojos, vió claramente que aquella encantadora niña iba a ser el centro de su existencia. Desde ese momento, el amor se adueñó de su alma.

Beatriz era hija de Folco Portinari quien vivía cerca de la casa de los Alighieri. Los chicos se vieron en muy pocas oportunidades y nunca se dirigieron la palabra, pero Dante jamás olvidó la belleza de la pequeña niña, y marco para siempre la inspiración de sus obras.

Jamás intercambiaron palabras, pero para Dante se convirtió en su mayor inspiración. Lean:


Tan honesta parece y tan hermosa

mi casta Beatriz cuando saluda,

que la lengua temblando queda muda

y la vista mirarla apenas osa.

Ella se va benigna y humillosa

y oyéndose loar, rostro no muda

y quien la mira enajenado duda

si es visión o mujer maravillosa.

Muéstrase tan amable a quien la mira

que al alma infunde una dulzura nueva

que solo aquél que la sintió la sabe.


Saludo a Beatriz, en Vida Nueva.


Pintor prerrafaelita HENRY HOLIDAY, que imagina el encuentro entre Dante y Beatriz en el Puente de Santa Trinidad. 


La primera vez que Dante y Beatriz que se conocieron ella lucía un vestido rojo, por lo que Dante le escribió:
 "Sobre el cándido velo, orla de oliva
Dama me apareció, tras verde manto,
Vestida de color de llama viva"

Es imposible pensar la Comedia sin conocer parte de la vida de Dante y su relación mística con Beatriz. Dante nació en Florencia en 1265 y a los nueve años (1274) ve por primera vez a Beatrice Portinari. Este contacto dejó una marca imborrable en el futuro poeta. Vuelve a verla nueve años más tarde, en 1283. En el Canto XXIII de "La vida nueva" de ella dice:
Tan noble y tan honesta parece mi dama
cuando a alguien saluda, que toda lengua,
temblando enmudece, y los ojos no se
atreven a mirarla (…)



EL ENCUENTRO DE DANTE CON BEATRIZ (1915) - VISTO POR JOHN WILLIAM WATHEROUSE 

Sobrevienen, poco después, la muerte del padre de Beatriz y una enfermedad del propio Dante. Éste empieza a obsesionarse con la muerte de su amada.

Este presentimiento le provoca angustia y le lleva al delirio. Todo ello desemboca en un sueño impresionante que relata en una canción:

" Luego ví cosas muy espantosas en el vano desvarío en que entré: me parecía estar no sé en qué lugar y ver mujeres desceñidas por la calle, cuál llorando, cuál lanzando gritos que asaeteaban fuego de tristeza. Luego me pareció ver que poco a poco se enturbiaba el sol, aparecían las estrellas y lloraban, que los pájaros caían volando por el aire y que la tierra temblaba. 

Un hombre descolorido y macilento se me apareció y me dijo: ¿qué haces? ¿No sabes la noticia? Ha muerto tu dama, que era tan hermosa".


Y, efectivamente su dama había muerto, contagiada de la peste negra o bubónica, en 1290, y el fiel enamorado sólo pudo seguir de lejos el cortejo, acercándose a la tumba de la amada cuando todos se habían retirado. Dante, hundido, trocó su vida en un constante disfrute de placeres, prodigándose múltiples amantes.

Y en La Divina Comedia, Dante  pide a Beatriz que le conduzca a su lado:


Beata Beatrix, óleo de Dante Gabriel Rossetti


"Beatriz, guíame hacia el paraíso, ya que Virgilio ya cumplió su misión. Nuestro amor no es terrenal, porque este sentimiento es tan inmenso que no lo supera el amor de Dios por la humanidad ".

En la Divina Comedia es ella quien pide y ordena a Virgilio que parta en ayuda del poeta, es la mujer que baja del cielo para ayudarlo y protegerlo, pues se ha enterado del difícil momento que vive Dante. Por tanto es la imagen de Beatriz la que lo impulsa a iniciar el camino de purificación y redención que lo llevará a bajar al infierno, recorrer el purgatorio y conocer el paraíso.

Al enterarse de su muerte el autor recordó aquel amor que sintió con tanta fuerza y que decidió hablar de ella en los poemas de La vida nueva (se convirtió en una de las grandes obras de le literatura europea), y la convirtió en su gran inspiración en el canto XXX del Purgatorio en su obra maestra La Divina Comedia.

“En medio de una nube de flores que esparcían al aire manos angelicales.” Purgatorio, Canto XXX. Grabado de Gustave Doré.

Se compone de poemas en forma de soneto y de canzone, entre los que se intercalan textos en prosa. En ella se narran acontecimientos relacionados con el amor del poeta hacia Beatriz, como el sueño en el que Dante la ve muerta y decide escribir una obra literaria dedicada a ella.
Esta obra describe los sentimientos amorosos del poeta de una manera sublime e idealista. El amor de Dante a su amada se puede apreciar en sonetos como este:
Lleva en sus ojos al amor sin duda
la que embellece todo lo que mira;
y tal respeto su presencia inspira,
que el corazón le tiembla al que saluda.
Dobla él la faz que de color se muda
y sus defectos al sentir suspira;
huyen ante ella la soberbia e ira;
¡oh bellas, dadme en su loor ayuda!
Toda dulzura, toda venturanza
nace el alma del que hablar la siente;
mas, si en sus labios la sonrisa brilla,
se muestran tal, que ni la lengua alcanza
nunca a decir, ni a comprender la mente
tan nueva e increíble maravilla.
 Alabanza de Beatriz, La Vida Nueva 




La obra maestra de Dante, La Divina Comedia, escrita alrededor de  1307 y concluida poco antes de su muerte. Se trata de una narración alegórica en verso, de una gran precisión y fuerza dramática, en la que se describe el imaginario viaje del poeta a través del Infierno, el Purgatorio y el Paraíso. Durante su viaje a través del Infierno y el Purgatorio, el guía del poeta es Virgilio, quien para  Dante era el representante máximo de la razón. Beatriz, a quien Dante consideró siempre tanto la manifestación como el instrumento de la voluntad divina, le guía a través del Paraíso. La misma Beatriz es la que desciende del Cielo al Purgatorio "en una nube de flores" para buscar al poeta.

Juntos en ese lugar, Beatriz lo lleva, según la escala de ascensión de los mundos de conciencia, hasta el Intelecto Supremo.


 “La gloria de quien mueve todo el mundo

el universo llena, y resplandece

en unas partes más y en otras menos”.
Paraíso, La Divina Comedia.

Rossetti. El saludo a Beatriz en el Paraíso.



"Beatriz miraba fijamente las eternas esferas, y yo fijé mis ojos en ella, desviándolos de allá arriba: contemplándola, me transformé interiormente, como Glauco al gustar la hierba que le hizo en el mar compañero de los otros dioses. No es posible significar con palabras el acto de pasar a un grado superior la naturaleza humana[transhumanar no se podría significar por palabras] ; pero baste el citado ejemplo a quien la gracia divina reserva tal experiencia. Si de mí estaba sólo aquello que de mí creaste primero, lo sabes tú, ¡oh Amor que riges el cielo a que me levantaste!.


Cuando la rueda que siempre mueve tu deseo me atrajo a sí con la armonía que todo lo rige y modera, me pareció entonces que gran parte del cielo estaba tan encendida por el fuego del sol, que ni lluvia ni río embalsó tanta zona al inundarse. La novedad del sonido y la gran luz encendieron en mí un deseo nunca sentido con tanta fuerza. Por lo que ella, que en mí veía como yo mismo, abrió su boca para tranquilizar mi excitado ánimo antes de que yo se lo pidiera, y comenzó a decir:
-Tú mismo te alucinas con tus falsas imaginaciones, por lo que no ves lo que habrías visto si las hubieras desechado. No estás ya en la Tierra según te figuras, pero ni el rayo, cayendo de su esfera, correría como tú corres a tu centro".


(Fragmento del Paraíso, traducida por M. Aranda Sanjuán) 




El primer aniversario de la muerte de Beatriz, visto por Rossetti




"Esta maravillosa mujer me apareció vestida de color blanquísimo, en medio de dos gentiles damas de mayor edad; y pasando por una calle volvió los ojos hacia la parte donde yo muy medroso me encontraba; y por su inefable cortesía, que hoy le es recompensada en el cielo, me saludó tan recatadamente que entonces me pareció ver todos los límites de la felicidad"


(Escrito tras la muerte de Beatriz hacía un año)


*.- En definitiva, Dante nos descubrió una nueva forma de amar, sin egoísmo, sin correspondencia, sin esperanza. Un amor idealizado (platónico), que le permite seguir viviendo con Beatriz como musa de su obra.

Un ejemplo extraordinario de amor sublime. "Beatriz" significa "dadora de felicidad" o "beatificadora" y en el Paraíso instruye al poeta con sus sutiles argumentos filosóficos y teológicos. En opinión de muchos críticos toda la fuerza y la belleza del grandísimo poema que es la Divina Comedia tuvo su origen en este amor espiritualizado que sintió Dante por Beatriz. 


Su Beatriz era delicada, hermosa y más divina que terrena.


Descarga de La Divina Comedia en pdf:

http://www.edu.mec.gub.uy/biblioteca_digital/libros/D/Dante%20Alighieri%20-%20La%20Divina%20Comedia.pdf


Descarga de La Vida Nueva en pdf:

http://www.edu.mec.gub.uy/biblioteca_digital/libros/D/Dante%20Alighieri%20-%20La%20Vida%20Nueva.pdf

No hay comentarios:

Quizá también le interese:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Etiquetas