Google Translate

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian xo Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

miércoles, 30 de enero de 2013

LA MECHA Y EL POEMA

Lo que pretende una auténtica revolución es transformar la realidad que propicia un estado de cosas que se caracteriza por mantener a los hombres en una condición deshumanizante.
Paulo Freire

Cuando vienen mal dadas, el que sobrevive no es el más bestia; es el que busca mejor entre la basura..

Paco Roda
Rebelión


Cada día que pasa uno siente que no puede ser peor, que más allá de estos límites imprecisos entre el miedo y el desasosiego, solo queda la revuelta que no llega, porque la sedición interna está ya saciada de descontentos. Pero uno mira más allá de sus límites más inmediatos y se avergüenza del tedio reinante revestido de compasión y hasta de nueva piedad solidaria. La vida, las vidas empeoran sin pedir permiso, las biografías cortocircuitadas enferman y se desplazan plomizas cabizbajo por la calle. Los relatos entristecen y se someten a la más brutal resignación, se doblegan al inmerecimiento de unos guardianes del Estado en estado de corrupción permanente. 

Cada día la vida se retuerce más y más. Por sus aristas más finas, por sus demarcaciones menos consistentes. Las familias, la ciudadanía y las personas ya no son las mismas. No se reconocen en el pasado perfecto porque el futuro se ha volatizado mientras otros hacen el agosto en pleno invierno. Y éstos, con nombres y apellidos, famosos, reconocidos, con poder, caminan impunes ante tanta matanza. Nunca un Estado había estado tan secuestrado por la ignominia, el descrédito, la vergüenza, la corrupción, la mentira, la falsedad, la degradación y la infamia. Y todo ello santificado por un gobierno que vive y desea vivir lejos de sus votantes y no votantes. Un Estado secuestrado por la implacable ceguera de su propia incapacidad para corregir el rumbo hacia una bancarrota social inminente.




Y mientras, la gente que uno observa por la calle pareciera que, sabiendo esto, aceptando esta inevitabilidad alguna sin compasión, vuelve al refugio tangible de sus seguridades más inmediatas, a su casa, su hogar, su familia, sus pasiones, sus amores, sus ocios y sus socios inmediatos, los amigos, las compañeras de trabajo o hasta sus coadjutores. En ese territorio privado encuentra el sosiego ante tanto desosiego. Por eso Rajoy nos quiere en casa. No solo para contabilizarnos inactivos ante el frente social que tanto teme, sino para dominarnos desde la reclusión invicta del dominio privado. Porque aquí nos sometemos a la implacable venganza contra nosotros mismos. Aquí, entre las paredes atestadas de deslices, nos culpabilizamos ante nuestro propio destino. La calle se ha quedado vaciada de poder. Sí, hay 37.000 manifestaciones al año, una prueba técnica de la movilización, pero aún así parece que eso no garantiza la revuelta. Porque ésta necesita otros territorios aún por explorar. No me digan ni hablen de nuevos líderes, de nuevos discursos ni de nuevas estrategias. Todo está dicho. Parece que lo nuevo o por inventar no llega. O si llega, no encuentra eco ni recoveco donde depositar tamaña esperanza.

Nunca como en estos días las diatribas y sentencias verbales contra la política del PP y el actual estado de malestar social que nos invade, han sido tan duras, tan claras, tan incisivas. Si ustedes quieren pueden ver por activa y pasiva donde está el núcleo duro, la médula infecciosa de tanto cáncer social, el agujero apestoso de las cloacas que nos esperan, de los sepultureros que esperan su turno. Y también pueden saber los nombres de los escualos que esperan ahí, a nuestro lado, para afilar sus mandíbulas protactiles. Todo está a la vista. Y lo que no está tampoco afecta al estado de rotación de esta España a la deriva. Porque actúa si o si. Sin pudor, sin decencia. Y aún así, navegando a sotavento, resulta difícil llegar a puerto. Porque la navegación es de altura. Volver a casa no es un buen consejo, pero en la calle, a diario, pareciera que el título del libro de José Luis Pardo, Nunca fue tan hermosa la basura , adquiriera sentido y saciara nuestro desconcierto.




No es fácil, y quizás no sea ni siquiera justo, nombrar el desastre y escapar por la tangente del nihilismo crítico. Lo sé. Pero creo que lo que está por llegar se está fraguando en algún lugar intangible. Aún es pronto para sentirlo. Pero está en la rotación incesante de los agujeros negros de millones de desesperados. En esos espacios que cuesta identificar, en lugares todavía sin nombre pero reconocidos. En los efectos secundarios de tanto trabajo precario, de la pobreza soterrada y contenida, de la precariedad contada y cantada, de la exclusión estigmatizada, de la estabilidad incierta, del desempleo inmediato, del ERE amenazante, de la vida contingente, del miedo al presente. En esos lugares en construcción que la historia luego reconoce como procesos revolucionarios. Solo falta una mecha. Y ésta puede ser hasta un poema.

*.- Excelente y rabiosa reflexión, las imágenes de mis carpetas, la leí en:

http://www.rebelion.org/noticia.php?id=162976&titular=la-mecha-y-el-poema-


EL ADIÓS - ATAHUALPA YUPANQUI

Cuando derrame el verano toda su miel sobre el río, 
cuando el sol rejuvenezca con la risa de los niños, 
y el amor juegue sus juegos como el viento entre los pinos, 
y el campo encienda sus verdes, y el mar suelte sus navíos, 
cuando la última flor del cerezo haya caído, 
amiga yo estaré lejos, muy lejos por el camino. 




Aunque llores lo que llores sobre este corazón mío, 
aunque convierta mis manos en cuna de tus suspiros, 
aunque se queden tus ojos, tras de mi huella prendidos, 
y yo camine en lo llano como bajando al abismo, 
cuando la última flor del cerezo haya caído 
amiga yo estaré lejos, muy lejos por el camino. 



Sé que te recordaré más allá de lo infinito 
nuestro andar bajo la lluvia platicando como niños 
o adorando tu pureza, con sueños y cantos míos, 
pero por más que callemos, y aunque sintamos lo mismo, 
cuando la última flor del cerezo haya caído 
amiga yo estaré lejos, muy lejos por el camino


Atahualpa Yupanqui


martes, 29 de enero de 2013

HOMBRES NECIOS QUE ACUSÁIS (SIGLO XVII) - SOR JUANA INÉS DE LA CRUZ

El necio no sabrá apreciar ni el sabor de una flor ni el olor de una fruta. 

ANNA DE NOAILLES, ZULOAGA

[Maravilla para leer despacito, saboreando cada palabra y si es posible releerlo, vale la pena, es una delicia y verdadera obra de arte. Sor Juana desnudó la doble moral, dijo en aquella época lo que nadie se atrevía. Si nos fijamos, por ejemplo, en la última estrofa, ella comprendió bien (bien fundo) que la arrogancia de los hombres es muy poderosa (lidia con muchas armas), pues en las súplicas y promesas (promesa e instancia) que les hacen a las mujeres se concentran el diablo, la carne y el mundo, que son los tres enemigos del alma según la doctrina católica].

Arguye de inconsecuentes el gusto y la censura de los hombres, que en las mujeres acusan lo que causan.

Hombres necios que acusáis
a la mujer, sin razón,
sin ver que sois la ocasión
de lo mismo que culpáis;

si con ansia sin igual
solicitáis su desdén,
por qué queréis que obren bien
si las incitáis al mal?

Combatís su resistencia
y luego, con gravedad,
decís que fue liviandad
lo que hizo la diligencia.

Parecer quiere el denuedo
de vuestro parecer loco,
al niño que pone el coco
y luego le tiene miedo.

Queréis, con presunción necia,
hallar a la que buscáis
para prentendida, Thais,
y en la posesión, Lucrecia.

¿Qué humor puede ser más raro
que el que, falto de consejo,
él mismo empaña el espejo
y siente que no esté claro?

Con el favor y el desdén
tenéis condición igual,
quejándoos, si os tratan mal,
burlándoos, si os quieren bien.

Opinión, ninguna gana,
pues la que más se recata,
si no os admite, es ingrata,
y si os admite, es liviana.

Siempre tan necios andáis
que, con desigual nivel,
a una culpáis por cruel
y a otra por fácil culpáis.

¿Pues como ha de estar templada
la que vuestro amor pretende?,
¿si la que es ingrata ofende,
y la que es fácil enfada?

Mas, entre el enfado y la pena
que vuestro gusto refiere,
bien haya la que no os quiere
y quejaos en hora buena.

Dan vuestras amantes penas
a sus libertades alas,
y después de hacerlas malas
las queréis hallar muy buenas.

¿Cuál mayor culpa ha tenido
en una pasión errada:
la que cae de rogada,
o el que ruega de caído?

¿O cuál es de más culpar,
aunque cualquiera mal haga;
la que peca por la paga
o el que paga por pecar?

¿Pues, para qué os espantáis
de la culpa que tenéis?
Queredlas cual las hacéis
o hacedlas cual las buscáis.

Dejad de solicitar,
y después, con más razón,
acusaréis la afición
de la que os fuere a rogar.

Bien con muchas armas fundo
que lidia vuestra arrogancia,
pues en promesa e instancia
juntáis diablo, carne y mundo.




Sor Juana Inés de la Cruz 









LAS ELEGÍAS DE DUINO

Hagamos lo que hagamos, siempre estamos en la actitud del que se va ...

Nicoletta Tomas

Oh árboles de vida, ¿cuándo el invierno?
Nosotros no vamos al unísono. No somos sensatos
como las aves migratorias. Retrasados y tardíos,
nos imponemos repentina, forzadamente a los vientos,
y nos derrumbamos sobre un estanque indiferente.
Sabemos al mismo tiempo florecer y marchitarnos.
Y por algún lado andan todavía los leones y no saben,
mientras siguen siendo majestuosos, de impotencia alguna.
Pero nosotros, cuando queremos una cosa, siempre,
ya estamos acariciando la otra. La hostilidad
es en nosotros lo primero. ¿Acaso los amantes
no están siempre poniéndose límites, uno a el otro,
ellos, que se prometían espacios, presa, hogar? [..]

Rainer María Rilke, 
La cuarta elegía (Fragmento)


LEO GESTEL - PINTOR HOLANDÉS EXPRESIONISTA







Leo Gestel (1881-1941), holandés. Pintor expresionista. Estudió en la Academia Estatal de Bellas Artes en Amsterdam. 













Leo Gestel experimentó con el cubismo, expresionismo, futurismo, postimpresionismo y modernismo. Y yo añadiría, costumbrista. Junto a Piet Mondrian fue uno de los artistas más importantes de Holanda.
A mi, personalmente, me recuerda mucho a Kees van Dongen, uno de mis preferidos. 

Pintor muy amigo de Toulouse-Lautrec, con el cual coincidía en que pintaban carteles por encargo. 













Influido por el fauvismo y el cubismo, desarrolló la mayor parte de su obra en un estilo expresionista. Sus pinturas son costumbristas, enseña a la mujer en sus vidas diarias, maquillándose, charlando, vistiéndose...siempre con gran colorido. Salvo las acuarelas y los carteles.


















Afectado por problemas de estómago, murió tras una larga enfermedad.















Autorretrato


[ Las imágenes las subí de Google y otras mías de mis archivos. Desgraciadamente no tengo noción de los nombres de cada una. Solo de algunas y he preferido omitir. No es un pintor muy asiduo de google, a mi pesar.]


domingo, 27 de enero de 2013

CUANDO YO LLEGUE A VIEJA ...

-si es que llego-
y me mire al espejo
y me cuente las arrugas
como una delicada orografía
de distendida piel.



Paul Delvaux, mujer mirándose al espejo


Cuando pueda contar las marcas
que han dejado las lágrimas
y las preocupaciones,
y ya mi cuerpo responda despacio
a mis deseos.

Cuando vea mi vida envuelta
en venas azules,
en profundas ojeras,
y suelte blanca mi cabellera
para dormirme temprano
-como corresponde-


sé que todavía mi corazón
estará -rebelde- tictaqueando
y las dudas y los anchos horizontes
también saludarán
mis mañanas.

(Desafío a la vejez, Gioconda Belli)

SIN



Francis Picabia



Durante toda la vida aprendemos a vivir
sin miedo, con dignidad,
sin lloriqueos, con silencio,
sin drogas, con dolor.
Sin somníferos, con insomnio,
sin pareja, con soledad.
Sólo hay algo sin lo que no puedo aún:
sin aire.

La muerte me lo enseñará.

BLAGA DIMITROVA







[ Lo tenía, no sé por qué, en borrador. Y ahora que estoy editando todas mis entradas para arreglar aquello que me pasó, decidí republicarlo, es una inmensidad.]

sábado, 26 de enero de 2013

LA EUROPA DEL SIGLO XIII Y EL NACIMIENTO DE LA INQUISICIÓN - ¿SEGUIMOS EN LA EDAD MEDIA?

A fines del siglo XII la Iglesia católica desarrolló la inquisitio, un procedimiento contra supuestos herejes. 
En una primera fase estaba bajo la jurisdicción de los obispos, que, al frente de sus parroquias, debían velar por la ortodoxia de los fieles. La rápida difusión en Europa occidental de herejías como el catarismo obligó a la Iglesia a radicalizar su estrategia defensiva.




En 1215 aparece la orden de los dominicos, fundada por santo Domingo de Guzmán, de quien toma nombre. Era una orden de frailes mendicantes, es decir, que no podían poseer bienes individuales ni colectivos, y que vivían de la limosna y del trabajo personal. 
Se creó para contrarrestar la influencia de la extendida herejía catara. El papa Inocencio IV confió al provincial de los dominicos de Toulouse las funciones de inquisidor en 1231. La delegación papal concedía a los integrantes de la orden la potestad del ejercicio de vigilancia y castigo de la herejía en cualquier diócesis, por lo que algunos autores denominan monástica a la Inquisición medieval.

El hecho de que el Pontífice relegara a los obispos da a entender su desconfianza respecto a su labor. La pugna se enmarcaba en las tensas relaciones que los prelados mantenían con la Santa Sede en torno a las competencias que ésta les atribuía.


*.- Como una continuación a lo dicho arriba, os dejo una reflexión excelente de mi amigo Jacques Roux en su blog:


¿Seguimos en la Edad Media?










Propongo un pequeño juego, a ver quien es capaz de encontrar las siete diferencias entre ambas imágenes. Me vais a perdonar, pero por mucho que lo intento no puedo. Entre una escena y otra han pasado más de 500 años, las vestimentas, el estilo y los protocolos han cambiado considerablemente, algunos detalles también, pero ese hedor a rancio que se desprende de la unión entre monarquía e iglesia sigue siendo el mismo.

Voy a dar algunas pistas;

En la imagen inferior izquierda podemos observar a los Reyes Católicos con su estimable aliado Tomás de Torquemada, el terrible e implacable Inquisidor General. Se trata del cuadro "La expulsión de los judíos de España" pintado en 1889 por Emilio Sala. En esta obra se retrata a la perfección la gran "tolerancia" que la Iglesia Católica y monarquía han profesado hacia otras religiones, culturas y formas de pensar diferentes, a lo largo de la historia en España.
La fotografía de la derecha, fue tomada este miércoles 23 de enero en el palacio real, durante la recepción al cuerpo diplomático acreditado en España, y como siempre la iglesia y la corona de la mano.

Estamos en pleno siglo XXI, en tiempos que se presuponen avanzados, muchos dicen que vivimos en la era tecnológica, de las telecomunicaciones, la época de mayor progreso y modernidad que el ser humano nunca había alcanzado. Sin embargo, el poder, los privilegios y la influencia que ostentan la casa real y la iglesia católica en el estado español hoy en día, hacen que retrocedamos a la Edad Media. Como podemos comprobar, estas vetustas instituciones, tradiciones y ritos siguen todavía vivas a pesar del paso de los siglos, y desgraciadamente unos cuantos retrógrados continúan empeñados en mantenerlas.
   
Algunos parecen olvidar que no estamos en el siglo XV, en especial los señores cardenales, obispos y demás jerarcas de la iglesia católica, que todavía tienen en sus cabezas el cobro del diezmo. Lo mismo sucede con los borbones, su voluminoso séquito y todos aquellos que los apoyan, alaban y defienden. Y todo ello financiado entre tod@s l@s ciudadan@s de este bochornoso país, dinero que sale de nuestros bolsillos, de nuestro trabajo y esfuerzo y que sirve para sustentar a la dichosa cruz y a la dichosa corona.
La democracia y la libertad no tienen cabida en un país donde exista monarquía y unión de Iglesia y Estado, por ello cada vez somos más l@s que reivindicamos un Estado basado en la República y en sus principios, sin monarcas ni parásitos a los que mantener, una República con plenas libertades religiosas y de culto, pero ante todo un Estado verdaderamente laico, donde cada cual se pague su propia Fe y creencias, y cada religión se financie con aportaciones privadas de sus fieles y creyentes.

¡¡¡Ya está bien de tanta sangre azul y de tantos inquisidores!!! 

viernes, 25 de enero de 2013

LÍMITE - SILVIA PLATH



William Whaterhouse

La mujer alcanzó la perfección. 
Su cuerpo muerto muestra la sonrisa de realización, 
la apariencia de una necesidad griega 
fluye por los pergaminos de su toga, 
sus pies desnudos parecen decir, 
hasta aquí hemos llegado, se acabó. 
Los niños muertos, ovillados, blancas serpientes, 
uno a cada pequeña jarra de leche ahora vacía. 
Ella los ha plegado de nuevo hacia su cuerpo; 
así los pétalos de una rosa cerrada, 
cuando el jardín se envara 
y los olores sangran de las dulces gargantas 
profundas de la flor de la noche. 
La luna no tiene por qué entristecerse, 
mirando con fijeza desde su capucha de hueso. 



Sylvia Plath
(Escrito el día antes de su muerte)

jueves, 24 de enero de 2013

TRES FÓSFOROS - JACQUES PREVERT


MODIGLIANI, DESNUDO FEMENINO

Tres fósforos encendidos
uno tras otro en la noche
el primero para ver tu cuerpo entero
el segundo para ver tus ojos
el tercero para ver tu boca
y la oscuridad para recordarlo todo.
Jacques Prevert

Nació en París en 1900. Murió a los 77 años.

[Es autor de una de las más famosas y tristes y hermosas, dulces y amorosas canciones francesas “Les feuilles mortes” (Las hojas muertas). La interpretación que de ella hace Yves Montand es una belleza]


sábado, 19 de enero de 2013

PROBLEMA CON MI ORDENADOR

He tenido un problemón con mi ordenador y perdí todas mis imágenes (aparte de otros documentos y demás). Aún estoy en schock. Lo iré arreglando a medida que pueda. Mil disculpas. Imagino que tendré que ir una por una a todas las entradas e intentar recuperar. 

Gracias y besossss

viernes, 18 de enero de 2013

EL ARTE ES AZUL, TÚ ERES MI AZUL

Quiero tu risa
como la flor que yo esperaba
la flor azul...


Marc Chagall


Tú eres mi azul, 
y digo en serio: mi azul,
mi abrigo, mi sueño.





Gustav Klimt

Vincent van Gogh

Kandinsky

Edgar Degas

Ernst Ludwig Kirchner

Egon Schiele

Franz Marc

Natan Altman

Tamara de Lempicka


Azul calmado, el color del cielo y del mar, que se suele asociar con la estabilidad y la profundidad.

Representa la lealtad, la confianza, la sabiduría, la inteligencia, la fe, la verdad y el cielo eterno. Solo conozco a un pintor, Picasso, que pintó en azul justo cuando se encontraba más apesadumbrado, para él era el color de la tristeza. 

Por alguna razón que desconozco, se le atribuye al hombre, es decir, es un color masculino, o lo que es lo mismo, a los hombres es el color que más les gusta y calma.




Heinrich Vogeler


Julio Romero de Torres


Delphin Enjolras


Oskar Kokoschka

René Magritte

Picasso, (cada vez más verde a causa de tanto barniz)

Mariano Fortuny i Marsal



¿Parece mar, el cielo 
donde me he recostado a soñarte? Si vieras mi mirada, 
como un ave, cazando horizontes y estrellas. El universo es mío desde que tú te hiciste 
techo de mariposas para mi corazón. Es tan azul el aire cuando mueves tus alas,  
que el vuelo nace eterno en repetida ola sin cansancio. 


Julia de Burgos





Paul Cezanne
Alfred Stevens
Paul Gauguin

Camille Pissarro

Auguste Renoir
Edouard Manet
Henri Toulouse-Lautrec
Edvard Munch
Berthe Morisot
Gustave Courbet
Eugene Delacroix
Mary Cassatt
Jean Auguste Dominique Ingres




La princesa está triste... ¿qué tendrá la princesa? 
Los suspiros se escapan de su boca de fresa,
que ha perdido la risa, que ha perdido el color.
La princesa está pálida en su silla de oro,
está mudo el teclado de su clave de oro;
y en un vaso olvidado se desmaya una flor.



Rubén Darío





H. Anglada Camarasa

Joaquín Sorolla

Ignacio Zuloaga y Zabaleta

John Singer Sargent

Joan Miró

Ramón Casas

Juan Gris

Federico Beltrán Massés

Jean-Baptiste Camille Corot


Federico de Madrazo y Kuntz

Kees van Dongen



En las pálidas tardes
yerran nubes tranquilas
en el azul; en las ardientes manos
se posan las cabezas pensativas.
¡Ah, los suspiros! ¡Ah, los dulces sueños!




Catrin Welz-Stein

Alexei Jawlensky

 Federico Zandomeneghi

Montserrat Gudiol
Georgia O'Keeffe

Monet

Catherine Abel


Fabio Mingarelli


Matisse

Richard Edward Miller


Leo Gestel
Gabriel Picart


Pinturas en azul, hay muchas más, no he querido agobiar. ¡Vayamos al azul en estos tiempos malditos!, refugiémonos en el azul apacible, en la quietud del alma, para mitigar un poco nuestro dolor.


Quizá también le interese:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Etiquetas