Google Translate

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian xo Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

viernes, 25 de abril de 2014

EL PERÍODO ROSA DE PICASSO (1904/1907) - DEL MODERNISMO AL CUBISMO

Autorretrato con paleta, (detalle) 1906

El pintor Pablo Picasso desarrolló prácticamente toda su etapa "azul" en Barcelona. Es el primer periodo artístico completamente personal de Picasso y destacan temáticas como las figuras aisladas o las maternidades. En París rompió con esta época e inició la "rosa", en la cual suavizó las tonalidades y donde empezaron a aparecer los personajes relacionados con el mundo del circo.

En el año 1904, Pablo Picasso se instala definitivamente en París, en el estudio del "Bateau-Lavoir" en la calle Ravignan 13 de Montmartre. Es un asiduo del "Lapin Agile" y el circo Médrano, que le inspiraría temas de circo y saltimbanquis, y que sería el final de la época azul y el comienzo de su quizás mal llamada época rosa, que destaca por sus colores pastel y cálidos, de lineas suaves y delicadas, y figuras de proporciones "alargadas" próximas a su admirado Greco. 

Allí conocerá a Fernande Olivier, quien será su amante durante siete años.



Madre e hijo (saltimbanquis), 1905


Una vez asentado en Francia, Pablo comenzó a entablar una relación más estrecha con los artistas del Montmartre, con amigos de la colonia española y con los representantes de la vanguardia literaria de París. Las reuniones mantenidas con estos últimos tenían lugar en el café "Closerie des Lilas", y estaban protagonizadas en su mayoría por el escritor y publicista Guillaume Apollinaire, quien solía comentar muchas de las obras de Picasso, contribuyendo de esta manera a la expansión de su nombre.


Mujer con cuervo, 1905

Mujer en camisa, 1905

Muchacho con pipa, 1905

La temática de esta etapa de la obra de Picasso es la vida circense, que encuentra su justificación en esas frecuentes visitas al circo Medrano. Allí se encuentra con un mundo de color, protagonizado por saltimbanquis, acróbatas y arlequines, pero que, lejos de llenar sus lienzos de alegría como muchos suponen en este periodo, no dejan de imprimirles ese halo de misterio y tenebrosidad que hallábamos en su anterior periodo. El notable cambio en este ciclo, apartando la temática, se encuentra también en su paleta, que abandona los tonos fríos para refugiarse en los cálidos, sobre todo en el color rosa.

Las obras mas representativas de esta época son: Acróbatas con balón o muchacha con balón, La familia de saltimbanquis, Acróbata y joven arlequín y Familia de acróbatas con un mono.


Acróbata con balón (Muchacha con balón), 1905


Familia de acróbatas con un mono París, 1905


Arlequín sentado. 1905

Arlequín sentado II. 1905

En el "Lapin Agile" (Arlequín con copa), 1904


En esta obra de arriba vemos claramente la transición entre el Periodo Azul y el Rosa. Se trata de un retrato de una mujer y un arlequín en el bar "Lapin Agile", sitio que frecuentaba Picasso. No vemos interacción entre las dos personas, sino una relación fría y distante, puesto que cada uno tiene su mirada puesta en el vacío, en un ángulo muerto de aquel bar. Lo que nos hace clasificar este lienzo como perteneciente al Periodo Rosa es el personaje del arlequín y los colores empleados, mucho más cálidos, como los rojizos y amarillentos. Sin embargo, Picasso nos sigue mostrando el espíritu de abatimiento que reinaba en anteriores obras, como La bebedora de Ajenjo. Son personajes cansados y tristes, que se refugian en un bar.



La familia de saltimbanquis, 1905



La obra que recoge la esencia de este periodo es, sin lugar a dudas, La familia de saltimbanquis, cuyas dimensiones alcanzan los dos por dos metros. El poeta austriaco Rainer Maria Rilke, quien vivió durante algún tiempo en la casa de la entonces propietaria del cuadro, expresó su impresión sobre el mismo con estas palabras: "Pero, quiénes son los trashumantes, dime, estas gentes aún más fugitivas que nosotros mismos..."


El motivo principal de este cuadro son los cuatro juglares masculinos, siendo uno de ellos el niño juglar, aunque ahora fuertemente modificado en la figura de una niña pequeña. Vemos el cuadro claramente dividido en dos partes: por un lado, la unidad familiar representada en los cinco miembros de la izquierda, y por otro, la solitaria joven de la derecha. La aparente lógica de la composición queda totalmente desmontada en un primer análisis: los personajes se hallan en un entorno confuso, representados, cada uno, a través de diferentes perspectivas en las que sus pies nos les marcan su correcta posición. Además, a la figura central de la obra, el bufón obeso vestido de rojo, le falta la mitad de la pierna derecha.


Madre e hijo II, 1905


El florista ciego, 1905

De nuevo, como en todo este periodo, a pesar de ver una paleta clara de colores cálidos, los personajes no muestran felicidad alguna. Sus miradas se dirigen a puntos diversos del espacio, sin establecer comunicación entre ellos. 



Acróbata y joven arlequín. 1905


En 1906, Picasso consigue vender la mayoría de sus cuadros "rosa" a un mismo comprador, y, por primera vez, puede disfrutar de una posición económica desahogada. Ese mismo año visita a sus padres en Barcelona, acompañado de su amante Fernande. Después, ambos parten a Lérida, donde el artista pinta El aseo, y Autorretrato con paleta, dando fin a el Periodo Rosa, que abrirá el camino hacia un ciclo por el que Picasso ha sido mundialmente reconocido y a uno de los periodos más importantes de la Historia del Arte, El Cubismo.



Autorretrato con paleta, 1906


El Aseo, 1906

Dos mujeres desnudas, 1906

Mujer desnuda sobre fondo rojo, 1906

El peinado Gósol, 1906


Y no podemos terminar sin hablar sobre Las señoritas de Avignon, (Avignon, calle de Barcelona y un burdel que frecuentaba mucho Picasso) en este cuadro introdujo numerosas modificaciones en las perspectivas y la composición de los rostros femeninos reestructurándolos mediante líneas y ángulos. Cuando presentó esta pintura a sus amigos le produjo una gran perplejidad y no le auguraron mucho futuro, pues entendieron que no se trataban más que de caricaturas. Sin embargo este cuadro terminaría dando origen al Cubismo.



Las Señoritas de Avignon, 1906

En 1906 Picasso tuvo ocasión de ver un conjunto de esculturas africanas que llamó especialmente su atención, (Matisse fue el que le regaló la primera figura africana, quedó impactado, e incluso las dos mujeres de la derecha del cuadro están influenciadas en estas figuras). La obra en la que quiso plasmar estas inquietudes "Las Señoritas de Avignon", haciendo referencia a un burdel de lona que le impactó.


Fuentes:






1 comentario:

Arte en Madrid. Tíltide dijo...

¡Qué preciosa entrada!... Sin comentarios. Un abrazo fuerte.

Quizá también le interese:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Etiquetas