Google Translate

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian xo Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

miércoles, 15 de mayo de 2013

A PROPÓSITO DE LA LUCIDEZ DE PESSOA

Laura Knight


[...] No puedo concebir que me estimen por compasión, porque, aunque sea físicamente desmañado e inaceptable, no tengo ese grado de encogimiento orgánico con que entrar en la órbita de la compasión ajena, ni tampoco esa simpatía que la atrae cuando no es patentemente merecida; y para lo que en mí merece piedad, no puede haberla, porque nunca hay piedad para los lisiados del espíritu. De modo que he caído en ese centro de gravedad del desdén ajeno en el que no me inclino hacia la simpatía de nadie.

Toda mi vida ha sido querer adaptarme a esto sin sentir en exceso su crudeza y su abyección. Es necesario cierto coraje intelectual para que un individuo reconozca valerosamente que no pasa de ser un harapo humano, aborto superviviente, loco todavía fuera de las fronteras de la internabilidad; pero es preciso todavía más valor de espíritu para, reconocido esto, crear una adaptación perfecta a su destino, aceptar sin rebeldía, sin resignación, sin gesto alguno, o esbozo de gesto, la maldición orgánica que me ha impuesto la Naturaleza. Querer que no sufra con esto es querer demasiado, porque no cabe en el ser humano el aceptar el mal, viéndolo bien, y llamarle bien; y, aceptándolo como mal, no es posible no sufrir con él.

Concebir desde fuera ha sido mi desgracia: la desgracia para mi felicidad. Me he visto como me ven los demás, y he pasado a despreciarme, no tanto porque reconociese en mí un orden tal de cualidades que mereciese desprecio por ellas, sino porque he pasado a verme como me ven los demás y he sentido un desprecio cualquiera que ellos sienten por mí. He sufrido la humillación de conocerme. Como este calvario no tiene nobleza, ni resurrección unos días después, no he podido sino sufrir con la innobleza de esto y con la de los demás [...]


Fernando Pessoa, fragmento del libro del desasosiego, traducción de Ángel Crespo

2 comentarios:

ohma dijo...

Parece que cuando escribió esto, Pessoa, no estaba pasando por momentos optimistas,pero aún así sus palabras y reflexiones resultan admirables.
Un abrazo.

INMA dijo...

Siempre admirables, podría estar en un momento blanco o negro, de alegría o pena, da igual, sus reflexiones o pensamientos no se toman a la ligera, entran, destapan esa fina capa que nos ponemos para protegernos y leemos de repente una realidad que, aunque no nos guste, recibimos como una bofetada en la cara. Un despertar.

Gracias Ohma, guapaa, por tus palabras y aportación, besos grandotesss

Quizá también le interese:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Etiquetas