Google Translate

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian xo Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

jueves, 2 de febrero de 2012

MUERE LA POETA POLACA WISLAWA SZYMBORSKA - mirada amarga y entusiasta al mismo tiempo


La realidad,  Arno Rafael Minkkinen


La realidad exige...

La realidad exige
que lo digamos bien claro:
la vida sigue su curso.
Sucede así en Cannas y en Borodinó,
en los llanos de Kosovo y en Guernica.

Hay una gasolinera
en una pequeña plaza de Jericó,
hay bancos recién pintados
cerca de Bila Hora.
Las cartas van y vienen
entre Pearl Harbor y Hastings,
pasa un camión de muebles
bajo la mirada del león de Queronea
y solo un frente atmosférico amenaza
los florecientes jardines cercanos a Verdún.

Hay tanto de Todo
que lo que hay de Nada queda muy bien cubierto.
De los yates de Accio
llega la música
y en la cubierta, al sol, bailan las parejas.

Pasan siempre tantas cosas
Que seguro tienen que pasar en todas partes.
Donde hay piedra sobre piedra
hay un carro de helados
cercado por los niños.

Donde estaba Hiroshima
de nuevo está Hiroshima
y se siguen produciendo
objetos de uso cotidiano.

No le faltan encantos a este hermoso mundo
ni tampoco amaneceres
para los que merece la pena despertar.

En los campos de Macejowice
La hierba es verde,
y en la hierba, como pasa en la hierba,
la escarcha, transparente.

Quizá no haya un lugar que no haya sido un campo de batalla,
los aún recordados,
los hoy ya olvidados,
bosques de cedros y bosques de abedules,
nieves y arenas, pantanos irisados
y barrancos de negro fracaso
donde en caso de urgencia
satisfacemos ahora nuestras necesidades.

Qué moraleja sale de todo esto: parece que ninguna.
Lo que de verdad sale es la sangre que seca rápida
y siempre algunos ríos, algunas nubes.

En esos desfiladeros trágicos
el viento se lleva los sombreros,
y es inevitable:
la imagen nos da risa.


 Wislawa Szymborska

La poeta polaca Wislawa Szymborska, premio Nobel de Literatura 1996, fallecida el miércoles a la edad de 88 años, dejó tras ella toda una reflexión filosófica y lúcida sobre el mundo, plena de ironía calurosa, humor y gran lirismo.
Al otorgarle el Premio Nobel hace 15 años, la Academia sueca saludó en Szymborska a la "representante de una mirada poética de una pureza y una fuerza excepcionales".
Nacida el 2 de julio de 1923 en Bnin, en la región de Poznan (oeste), Szymborska realizó sus estudios en la Facultad de letras y de sociología de la Universidad Jagellonne de Cracovia. Se estableció allí y se quedó en esta ciudad histórica del sur de Polonia hasta su muerte.
Escribió unos 20 poemarios, caracterizados por una reflexión filosófica sobre asuntos morales de nuestra época.
De gran variedad estilística, sus poemas son claros, generalmente cortos, similares a aforismos, pero pueden convertirse en verdaderos tratados metafísicos, siempre con un lenguaje refinado y astuto.
Inspirada por Descartes, Pascal o Montaigne, agnóstica, practicó la "duda metódica" y por lo tanto una "poética negativa", tal como Mallarmé, Valéry o Rilke. Habló de la "anti-historia", escribió odas a los anónimos, adoptó "el anti-saber" e incluso el "anti-erotismo".
"Amo la poesía de Wislawa por su sentido del humor. Es un arte intelectual y profundo. Es la obra de quien tiene sobre el mundo una mirada amarga y entusiasta al mismo tiempo", dijo Tadeusz Nyczek, crítico literario.
Wislawa Szymborska tradujo también poemas, en especial de poesía clásica francesa, como Agrippa d'Aubigné y Théophile de Viau, o la del poeta judío Icyk Manger.
Publicó poco. "Escribo por la noche. De día tengo la molesta costumbre de releer lo que he escrito para comprobar que hay cosas que no soportan ni siquiera la prueba de una sola vuelta al Globo", dijo a los periodistas.
Conocida por su discreción y extrema modestia, evitaba particularmente hablar de su propia poesía. Temía sentirse como "un insecto que por razones inexplicables se encierra en una vitrina y se pega él mismo con un alfiler".
De 1953 a 1981 trabajó en la redacción de la revista semanal Zycie Literackie (La vida literaria) donde, bajo la rúbrica de Lectura no obligatoria, ejercía la crítica sobre obras de diversos campos, desde turismo, cocina, jardinería y brujería hasta historia de arte y creaciones poéticas modernas.
Sus primeros poemas se inscriben en una estética de "realismo socialista" que abandonó rápido. En los años 1950 estableció contactos con las ediciones independientes polacas en el extranjero.
En 1975, se unió a los intelectuales que protestaban contra la decisión del Partido Comunista polaco de hacer inscribir en la Constitución del país la cláusula "de alianza eterna con la Unión soviética".
En mayo de 2007, firmó un manifiesto de intelectuales polacos que acusaban a la derecha conservadora de los hermanos gemelos Lech y Jaroslaw Kaczynski, respectivamente jefe de Estado y de gobierno en la época, de "no comprender" la democracia y "buscar debilitar las instituciones de un Estado democrático, como los tribunales independientes y los medios de prensa libres".
Independiente de espíritu, siguió por fuera de la vida política, haciendo parte de los intelectuales polacos para los que el lado espiritual de la vida es prioritario.

No hay comentarios:

Quizá también le interese:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Etiquetas