Google Translate

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian xo Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

martes, 11 de junio de 2013

AMOUR - PELÍCULA QUE ME EMOCIONÓ Y TODOS LOS PORQUÉS DE SU INMENSIDAD

Por titularse Amour y no ser una película cursi, ni romántica, ni ñoña, ni afectada. Ni un solo beso en las dos horas que dura la cinta. Una caricia de manos lo vale todo. Y una bofetada a tiempo, también.




Porque por primera vez en su carrera Haneke no se regodea en lo peor del género humano, en lo más oscuro, sino en el amor más tierno, inconmensurable e incondicional, ese que hace grande al ser humano.

Porque la interpretación de Jean-Louis Trintignant y Emmanuelle Riva es impecable, grandiosa, soberbia. Se merecen todos los premios del mundo. Y Haneke por haberlos dirigido con una maestría inalcanzable para el resto de realizadores. 


Por el respeto abrumador con el que Haneke trata el tema y a sus personajes. Sublime.


Porque Haneke da una lección a todos poniendo en escena a dos viejos. Sí, viejos, para que aprendamos a respetarlos y gritarle a Hollywood que los viejos también cuentan, que forman parte de nuestra sociedad, que no todo es juventud, belleza y alfombra roja. Hay mucho más.


Porque lloré, lloré y lloré, pero no estaba triste. Estaba impresionada, conmovida. Es una sensibilidad humana, verdadera, cercana. Incluso diría que masculina. Nunca he visto a tantos hombres llorar en una sala.


Porque la ambientación es perfecta. No es un escenario, sino su casa de verdad, en la que llevan viviendo 40 años. La fuerza y el realismo de los detalles son insuperables. Y esto es realmente difícil de conseguir


Porque es un canto, un reconocimiento a todos los actores y actrices que en alguna ocasión fueron descartados por ser demasiado viejos.


Porque Haneke consigue lo más difícil: que su cine realista, crudo, aburrido, de planos largos, sin banda sonora ni efectos especiales… resulte entretenido. Sí, entretenido. Es justo lo que quiero decir. Un placer que duele. Dedicada a todos los que solo les gusta el cine de entretenimiento.


Porque te hace pensar, reflexionar y, por qué no, ser mejor persona.


George y Anne, los ochenta cumplidos, son dos profesores de música clásica jubilados con una gran cultura. Su hija también se dedica a la música y vive fuera de Francia con su familia. Un día, Anne sufre un infarto. Al volver del hospital, tiene un lado del cuerpo paralizado. El amor que ha unido a la pareja durante tantos años será puesto a prueba.

1 comentario:

José Valle Valdés dijo...

Me ha gustado la reseña, amiga.

Beso

Quizá también le interese:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Etiquetas