Google Translate

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian xo Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

miércoles, 13 de enero de 2016

JACK KEROUAC - EL POETA DE LA INEVITABILIDAD




Nació en 1922 y murió repentinamente el 21 de octubre de 1969, cuando su corazón, hostigado por los medicamentos y el alcohol, dejó de latir.

Fue el autor de una serie de novelas de las que En el camino (1957), su obra más conocida, lo expuso ante una generación de jóvenes que lo transformó en su modelo arquetípico, exigiéndole que representara en la vida real el rol de sus personajes en la ficción. A partir de esta situación ya no hubo punto de retorno a los días en que él, aún un desconocido, podía decidir qué hacer con su vida; el whisky se convirtió entonces en su válvula de escape, en su modo personal de evadir los días tumultuosos de su fama. En su velatorio, John Clellon Holmes dijo que parecía un anciano; sólo tenía 47 años de edad.

Kerouac, junto a Allen Ginsberg, William Burroughs, Gregory Corso, Gary Snyder y Lawrence Ferlinghetti, entre otros, conformaron un grupo que en la actualidad, y a pesar de sus marcadas diferencias estéticas y políticas, reconocemos como los Beats o los integrantes de la Generación Beat.Acertadamente bautizados por el entonces joven periodista del Washington Post, Al Aronowitz, como una “comunidad de mentes lúcidas”, cuya intención era la de interpretar la nueva sensibilidad que se estaba gestando en la época.



Pequeños poemas

1

Las hormigas deambulan
en el espejo de
la mente,
sobre las arenas
que yo
observo falsamente



2

Percibo de este estado de ánimo
su vacío
es decir la naturaleza
de la forma

En mis sueños
una ciudad horrible
es
discriminación individual
—la ciudad actual
es
una mente universal



3

Dejo de soñar
y las pequeñas ondas
desaparecen del rostro actual
de la mente universal
el resultado:
ya no estoy aquí

“Los héroes del estado búdico
—Bodhisattvas—2
no poseen una individualidad fragmentada”

La realidad es
la nada—
Nosotros pensamos
nos esforzamos.


***


Haikus


¿Haiku?


Desilusionado bajo la menguante luna—
Pléyades, enredaderas,
botellas de vino.

*

Las aguas ven
las aguas vieron
esto es la eternidad

*

¿Puede el tiempo partir la roca?
El mármol se rajará,
el diamante ha de morir.

*

La sopa no quemará
Las arañas no pueden salir
de los fregaderos— colá más té

*

Bruma en la ventana
flor, maleza,
pájaros en la aurora

*

Las cuentas del amuleto africano sobre
el manual Zen—
Mis rodillas están frías

*

El sol caliente de la mañana
suelo duro, deshabitado
vacíos invisibles

*

Hojas, otoño seco
jardín-canteros, florcitas blancas,
brotes del calicanto

*

Las flores esperan,
espectros, superficie fantasmal
de la tierra bajo el viejo espacio azul.





Un juego de palabras para Al Gelpi



Jesús se volvió loco un día
ante un albaricoquero.
Dijo: "Pedro, tú
el de la Santa Visión,
Ve y mira si el árbol está en sazón",
"El árbol todavía no está en sazón",
informó Pedro la Piedra.
"Entonces, ¡que se seque!"
Jesús quería un albaricoque.
Por la mañana, el árbol
se había secado,
Como la oreja en la agonía
del huerto,
Cortada por la espada.
Torpe.
¿Qué significa esta parábola?
Todos
ven mejor.
De hecho estás sorbiendo
Cuando tu vaso
está siempre vacío.

1966 


***


Un día estarás tumbado


Un día estarás tumbado
allí en un delicioso trance
y de pronto una caliente
brocha enjabonada te será
aplicada en la cara
—lo tomarás a mal
—un día el
empleado de la funeraria te afeitará

Dulce amor monstruañoso
De los mimos de mamá
¡Eh!
Llama Dios a la Madre
Para detener esta lucha

Yo eso repetí & agoté
el metro & perdí 2 centavos
Yo que fui multado
Para ser gallardo
Y refinado
¡Ay!
Yo que fui
¡Aúúúú!
El búho
En la ventana

Vieja cagada de perro navajo, tú
tus bienes son los mejores
bienes que he visto nunca ¿por qué
parece loco tu perro
cuando ladra?
¡Eh, sabueso!
no te comas crudo ese conejo muerto
delante de mis narices
—caliéntalo un poco






Kerouac alcanza la categoría de poeta no sólo por la indiscutible presencia de sus poemarios publicados, sino por las atmósferas precisamente poéticas y las renovaciones del lenguaje literario tanto en sus libros en prosa como de poesía. Muchas intensidades se pueden recoger de su famosa novela En el camino, donde no parece que simplemente hable de jóvenes de la época sino de catervas de Rimbauds, de dadaístas o surrealistas, anarcoinventores; es decir, energías poéticas de vitalidad, por ejemplo cuando de él leemos:


"…los únicos que me interesan son los locos, los locos por vivir, locos por hablar, locos por salvarse, deseosos de todo al mismo tiempo, los que nunca bostezan ni hablan de lugares comunes; sino que arden, arden, arden cual fabulosos cohetes pirotécnicos que estallan en el firmamento como arañas cruzando las estrellas…"






Quizá también le interese:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Etiquetas