Google Translate

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian xo Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

domingo, 18 de enero de 2015

FAHRENHEIT 451 DE RAY BRADBURY - VISIÓN ASOMBROSAMENTE PROFÉTICA

"Debemos alzar las armas cada día, sin excepción, sabiendo quizá que la batalla no se puede ganar del todo, y que debemos librar, aunque más no sea, un flojo combate. Al final de cada jornada el menor esfuerzo significa una especie de victoria".





Fahrenheit 451 es la historia de un hombre que vive cercado por su propia ignorancia, la historia de un inconformismo que termina convirtiéndose en rebeldía.

Sin duda lo más interesante de Fahrenheit es el planteamiento del autor, sus reflexiones acerca de una sociedad futura muy similar a la nuestra. 



Efectivamente, vivimos en un mundo de simulacros, donde dominan los términos excelencia y rentabilidad. Nada se mueve, nada cambia. Nos encontarmos ante un sistema en el que las apariencias y la impunidad han ganado la batalla. El mundo que imaginó Bradbury es el mismo que hoy habitamos. Como en el libro, permanecemos absortos frente a un sinfín de acontecimientos tremebundos que nos van dejando paralizados y sin capacidad de reacción. ¿Dónde está el límite a tanto estupor? ¿en manos de quién estamos? 





En la distopía de Ray Bradbury la sociedad está dominada por la apatía. 

Nadie quiere saber nada. 

La mayoría ha renunciado voluntariamente a la Filosofía, la Política, la 
Literatura. 

Buscan consuelo en el zumbido constante de las pantallas, en el discurso sin sentido de los presentadores de televisión. 

Los bombarderos que surcan el cielo no le importan a nadie. 

Nadie se hace preguntas. 

Los ciudadanos han elegido el camino más fácil. 

Sus vidas son cómodas. Sin embargo, no son felices. 

Los intentos de suicidio son tan comunes que los atienden meros operarios. 

Los jóvenes buscan diversión en el asesinato. Se trata de una sociedad enferma de banalidad y conformismo.


Ilustración realizada por Miguel Iturbe


Fahrenheit nos habla del peligro del triunfo de la mediocridad y la uniformidad:

 "Hemos de ser todos iguales. No todos nacimos libres e iguales, como dice la Constitución, sino todos hechos iguales. Entonces, todos son felices, porque no pueden establecerse diferencias ni comparaciones desfavorables". 





La mayoría es una animal estúpido y bestial. "¡La terrible tiranía de la mayoría!". Los pocos hombres sabios son descritos en el libro como una "extravagante minoría que clama en el desierto". 

La sociedad de Fahrenheit es una sociedad sin cultura, sin historia, sin recuerdos. Una sociedad anestesiada y amnésica. Por eso, cuando la guerra termine con su adormecimiento, serán los hombres-libro los encargados de recordarles quiénes son.


La pregunta fundamental es:
¿por qué son los libros odiados? 
¿Por qué son una amenaza? 
¿Qué hay en ellos que los hace temibles? 

Los libros intentan unir los distintos aspectos del universo para formar un conjunto con sentido. Nos muestran "los poros de la vida", sus detalles y claroscuros. 

Un televisor es "real", inmediato, nos dice lo que debemos pensar sin darnos tiempo a responder. El libro podemos cerrarlo, decirle que espere, replicarle.





"Piensa. Desea. Y con el deseo: ¡Hazlo!"



1 comentario:

José Valle Valdés dijo...

Me resulta estupendo, amiga. Gracias por presentárnoslo.

Abrazos

Quizá también le interese:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Etiquetas