Google Translate

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian xo Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

viernes, 11 de noviembre de 2016

HAFSA BINT AL-HAYY AL-RAKUNIYYA [1135-1191] una de las poetisas arábigo-andaluzas más famosas de al-Andalus

Descansamos hoy en el diván poético andalusí. Y en el diván, Hafsa Bint al-Hayy Ar-Rakuniyya, una de las poetisas árabigo-andaluzas más reputadas del Al-Andalus. 






Hafsa Bint Al-Hayy Al-Rakuniyya




En la Granada nazarí, cuando los Almorávides estaban por desaparecer, hace su aparición en la corte de la Alhambra una mujer que hoy día cuando se la conoce, solo le queda a uno que rendirse a sus pies.

Según las crónicas que nos han llegado de su vida, no solo podemos describirla como apasionante, además de desafiante para su época, también podremos decir que fue triste, muy triste.


El gran visir Ibn al-Jatib la describe como:


"Fue única en su tiempo por su belleza, elegancia, cultura literaria y mordacidad"


Hafsa es una de las poetisas arábigo-andaluzas más famosas de al-Andalus, y la más celebre de Granada. Hija de un noble de origen beréber, rico e influyente personaje de esta ciudad, nació hacia el año 1135 (año 530 de la Hégira), según la mayoría de sus biógrafos, en la ciudad de Granada. Allí pasó su infancia y juventud en un contexto de intensa agitación política, que asistió a la caída del Imperio Almorávide y la instauración del Califato Almohade.

Alabada por su cultura e ingenio, al igual que por su belleza, estas cualidades le permitieron ocupar pronto un lugar destacado en la Corte almorávide de Granada, donde desarrolló una intensa actividad literaria y educativa, y alcanzó rápidamente la fama. 


Célebre también fuera de Granada, fue enviada a Rabat (1158) con un grupo de poetas y nobles granadinos ante el califa Abd al-Mumin, quien le concedió 

el feudo de Rakuna, cerca de Granada, epónimo del que procede el nombre
con el que fue conocida la poetisa, al-Rakuniyya. 




John William Godward
Sus poemas y escritos, así como su enseñanza, resonaban por los enyesados del palacio de la colina de la Sabika.

Su voz deleitaba no solo los oídos acostumbrados a palabras expresadas de forma elocuente, pues en la ciudad sus poemas eran conocidos y apreciados por el vulgo; la sencillez y espontaneidad unidos a su gran belleza, hacia que las jóvenes vírgenes casaderas soñaran con un joven que les enamorara con esas palabras, como al revés, todos los jovenzuelos soñaban con una mujer como Hafsa.


A Granada llegó Abu Said Utman, el segundo hijo del Califa al-Mumín, impetuoso y ambicioso, pero siempre relegado a un segundo puesto, pues su hermano Yusuf era el primogénito.

Este se enamoró perdidamente de Hasaf y aunque fue rechazado por la poetisa, posteriormente aceptó solazarse con él, aunque todo desde lo secreto, no estaba bien visto que una mujer estuviera dentro del círculo de asesores del príncipe, vamos que fuera tan libre como las andalusíes estaban acostumbradas y menos que un príncipe que se regía por la norma estricta del profeta mantener una relación con ella, y esto hizo que se resintiera bastante la relación con su amor, Abu Yafar.



Charles Landelle
Muestra de las mujeres independientes y cultas de la época de esplendor de al-Andalus, Hafsa fue muy respetada, a pesar de sus aparentes libertades, en su época y por los biógrafos posteriores, que la consideraron como una gran poetisa. 


Ibn al-Jatib dijo de ella: «Granadina, fue única en su tiempo por su belleza, elegancia, cultura literaria y mordacidad».


Aquí os dejo unos versos de amor que Hafsa dedicó a su amado Abu Yafar ibn Saíd:


"Dama de la hermosura y la nobleza, cierra los párpados,
benévola, ante las líneas que trazó mi cálamo, y míralas
con ojos de cariño, sin prestar atención a los defectos
del contenido y de la letra.

Preguntad al palpitante relámpago en noche serena,
si me ha hecho recordar mis amores a medianoche,
pues ha vuelto a hacer palpitar mi corazón
y me ha dado la lluvia que cae por mis mejillas.

(A Abu Yafar)


O

"Respóndeme enseguida

¿Voy yo a ti o tú vienes a mí?
Mi corazón acepta lo que digas.
A salvo te hallarás de la sed y del sol
cuando ocurra tu encuentro conmigo,
pues mi boca es dulce fuente cristalina,
las ramas de mi pelo, sombra umbrosa,
Respóndeme enseguida…"








A LA GUISA DE LAS POETISAS DE AL-ANDALUS


"Una mujer de mi rango no puede llorar
un amor de felonía .
Mis plañideras a sueldo
te llorarán por mí en el ocaso.
No me delatará mi garganta ya muerta,
ni podrá pronunciar nunca más tu nombre.
Las cantoras desmayarán las casidas
que bajo falso nombre te he escrito.
Enmohecidos rabeles se pudrirán de abandono
tras las celosía de los patios .
El ruiseñor de nuestras encuentros
será atravesado por sagita de mi ballesta.
Sólo la almohada de azahares
conocerá el amortiguado llanto
y la expiación de mi orgullo.


Quien te cantó entre los granados
es hoy mujer de zarza y ortiga,
por sus pezones rezuma
leche cuajada de adormidera.
¡Ay, qué muerte tan cuitada me diste!
¿Qué será de mí en las auroras
sin la brasa de tu piel
en el sepulcro frío mi lecho? .."






Fuentes de interés para saber más de ella:


http://www.webislam.com/articulos/33367-wallada_ben_almustakfi.html
http://araboislamica.blogspot.com/
http://istopiahistoria.blogspot.com.es/
http://www.andalucia.cc/viva/mujer/aavgrana.html#Hafsa

Quizá también le interese:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Etiquetas